La serpiente cósmica: visión chamánica del ADN

Para comprar el libro en Amazon, entren en la portada.Año tras año, científicos de diversas ramas abren nuevos horizontes de investigación. No sólo ciencias como la física cuántica y la arqueología han estado produciendo descubrimientos que comienzan a cambiar muchas ideas sobre nuestro universo y nuestra historia. También las disciplinas humanísticas han ido revelando realidades que hasta hace poco se hallaban en el terreno de la magia y la superstición, pero que ahora están cambiando los conceptos que tenemos sobre nuestras propias capacidades psíquicas.

Uno de los libros más interesantes al respecto es The Cosmic Serpent: DNA and the Origins of Knowledge (La serpiente cósmica: el ADN y los orígenes del conocimiento) del historiador y etnólogo Jeremy Narby. Como parte de su investigación de campo para obtener su doctorado de antropología, Narby viajó al Amazonas y entró en contacto con una tribu con la cual convivió durante dos años. Su relación y experiencia personal con los chamanes lo condujo a una de las hipótesis antropológicas más extraordinarias de los últimos tiempos.

Desde el principio, el libro ya resulta prometedor: “La primera vez que un hombre de la tribu Ashaninka me dijo que había aprendido las propiedades medicinales de las plantas gracias a un brebaje alucinógeno, pensé que estaba bromeando. Estábamos en la selva, agachados junto a una planta cuyas hojas, aseguraba él, podían curar la mordida de una serpiente venenosa. “Uno aprende estas cosas bebiendo ayahuasca”, dijo. Pero no estaba sonriendo.” (Nota: La traducción es mía).

Chamán Ashaninka

Este es el comienzo de una aventura que, pese a las apariencias, está muy alejada de los conocidos libros de Castaneda. Narby nos conduce por el universo de los alucinógenos naturales, armado con sus credenciales científicas y conocimientos de historia, etnología,  antropología, bioquímica y genética, para narrar sus peripecias e hipótesis relacionadas con un mundo muy ajeno a nuestra cultura. A diferencia de las experiencias empíricas de Castaneda, que nunca se sostuvieron con argumentos científicos, el doble doctorado de Narby le otorga las herramientas necesarias para que sus hipótesis contengan una validez muy sólida.

La primera pista que lo llevaría a sus conclusiones provienen de las visiones de un antropólogo que había descrito sus estremecedoras experiencias con la ayahuasca. En ellas había visto lo que parecía ser el comienzo de la vida en la Tierra, según le mostraron unas “gigantescas criaturas reptilianas” que se agazapaban en las profundidades de su cerebro. Vio cómo había sido nuestro planeta, eones atrás, cuando no había vida. Unas partículas o esporas cayeron del cielo. Cuando las partículas aterrizaron ante él, vio que en realidad eran enormes criaturas negras y brillantes con alas semejantes a las de un pterodáctilo, es decir, una especie de dragones o culebras aladas. Las criaturas le explicaron que venían huyendo de algo y que habían creado la vida en la Tierra para esconderse dentro de cada planta y animal. Comprendió que aquellas criaturas semejantes a culebras o dragones se hallaban dentro de todos los seres vivos, incluyendo el hombre.

Un tiempo después de esa experiencia, el propio científico anotaría al margen de su diario: “Mirándolo en restrospectiva, podría decir que esas criaturas tenían forma de ADN, aunque en aquella época no sabía nada del ADN”. Eso llamó la atención de Narby, que comprendió que los antropólogos siempre habían intentado interpretar las visiones chamánicas por su contenido, y no por la forma. Se escribió a sí mismo una nota que decía: “Busca en la FORMA”.

Mientras estudiaba decenas de dibujos realizados por individuos que describían lo que habían visto durante sus trances de ayahuasca, se dio cuenta de que coincidían con los relatos de los chamanes, quienes aseguraban que sus conocimientos les llegaban a través de serpientes entrelazadas, escaleras, lianas enrolladas y otras figuras similares. No se trataba, pues, de una cuestión cultural, puesto que estos individuos eran “occidentales” y no podían estar condicionados por mitos amazónicos. Tenía que existir alguna otra razón que justificara la persistencia de ese tipo de alucinaciones en individuos de culturas diferentes.

Visión chamánica de Pablo Amaringo

El conocido historiador Mircea Eliade ya había notado que los chamanes de todas las culturas hablaban un lenguaje secreto, “el lenguaje de la naturaleza”, que les permitía comunicarse con los espíritus. Los propios chamanes reconocen que su lenguaje es simbólico. Uno de ellos le explicó a Narby que él llamaba “cesta” a un jaguar porque las fibras de un wonati (cesta tejida con fibras con un entrelazado suelto) formaban un dibujo similar a las marcas de un jaguar. Intuyendo que ese lenguaje secreto se valía de metáforas, Narby se dedicó a buscar vínculos entre ese lenguaje espiritual y algún tipo de estructura que permitiera la transmisión de mensajes en código.

Una de esas tribus amazónicas llaman al lenguaje chamánico yoshtoyoshto, que significa literalmente “lengua retuerce-retuerce”. ¿Por qué hablan con ese “lenguaje retorcido”? Según uno de ellos: “Con mi koshuiti [canturreo con el que los chamanes imitan a los espíritus que ven en sus visiones] quiero ver… cantando. Examino con cuidado las cosas. El lenguaje retorcido me acerca a ellas, pero no demasiado. Si usara palabras normales, chocaría contra las cosas. Usando las palabras retorcidas, puedo ir girando a su alrededor y eso me deja verlas con mayor claridad”. (La traducción es mía).

Otra visión chamánica del mismo pintor.

Después de observar decenas de dibujos y pinturas que describían las visiones provocadas por la ayahuasca, y tras estudiar leyendas y mitos de muchas culturas que hablan de dioses asociados con serpientes, que viajan sobre serpientes o en barcos hechos con ellas, que bajaron del cielo usando escaleras u otros medios semejantes, para entregar sus conocimientos a los hombres, Narby tuvo que reconocer el parecido de tales imágenes con la forma del código universal del ADN, responsable de transmitir la información existente sobre la vida.

Durante su investigación, el autor hizo un análisis detallado sobre el contenido y acción de estos brebajes. Y al estudiar su composición y efecto sobre la bioquímica del cerebro humano, llega a una conclusión sorprendente: en sus trances, los chamanes son capaces de llevar su conciencia hasta los niveles moleculares de sus células y tener acceso a información almacenada en el ADN.

Como todos sabemos, el ADN que lleva la información biológica de cada ser vivo (ya sea humano, vegetal o bacteria) está formado por una doble cadena de nucleótidos que contienen una de estas cuatro bases nitrogenadas: A (adenina), T (timina), C (citosina) y G (guanina). Lo único que cambia de una especie viva a otra es el orden de esas letras. La información genética de un ser humano, llamada “genoma”, se encuentra contenida en 3 mil millones de letras alineadas a lo largo de un filamento de ADN, que a su vez se enrolla aún más para formar 23 segmentos más compactos o “cromosomas”. Cada cromosoma está compuesto por un largo filamento de ADN que contiene a su vez un doble mensaje: el texto principal y una copia del mismo (backup). De este modo, nuestras células contienen dos genomas completos. Por tanto, nuestro código genético es doblemente doble. Contiene 6 mil millones de pares ó 12 mil millones de letras, distribuidas a lo largo de dos filamentos enrollados. En pocas palabras, el ADN está formado por moléculas que contienen la información codificada por duplicado.

Pero la mayor parte de esta información está fuera de nuestro alcance. Los científicos no saben para qué sirve la mayor parte del genoma humano, al que llaman despectivamente “ADN basura” (junk DNA), no porque no sirva para nada, sino porque ellos no tienen la menor idea de la información que contiene. Y ya sabemos que es costumbre de la ciencia occidental ortodoxa menospreciar y burlarse de lo que ignora. Para Narby, y para otros científicos que comparten su tesis, esa enorme porción desconocida del ADN podría contener la clave de muchos secretos insospechados.

Uno de estos secretos, según Narby, podría ser que ciertas porciones del ADN pudieran ser transmisores y receptores de comunicación (a nivel subconsciente) entre todos los seres vivos; una idea que, dicho sea de paso, me recuerda el antiguo concepto de Gaia, considerado durante mucho tiempo como parte de las creencias metafísicas, pero que los últimos descubrimientos de la bioquímica y la física cuántica parecen estar validando. Según la teoría de Gaia, todos los organismos vivos del planeta mantienen una conexión a nivel mental y espiritual. Dañar a unos implica dañar al resto, incluyéndonos a nosotros mismos, aunque sea a nivel subconsciente.

Metáfora pictórica de Gaia: estamos conectados con todos los seres vivos

La base científica de esta posibilidad se encuentra en el hecho de que el ADN es también un cristal. Las cuatro bases del ADN son hexagonales y están estructuradas como cristales de cuarzo. El ADN emite fotones en una banda de onda que se corresponde exactamente con la luz que es visible para el ojo humano. La regularidad de transmisión fotónica es tal que los científicos la comparan con un “láser ultra-débil”. ¿No sería posible –se pregunta Narby– que el ADN, estimulado por la nicotina o la dimetiltriptamina contenidas en esas mezclas alucinógenas, no sólo activen la emisión de fotones que inundan la conciencia en forma de visiones, sino también su capacidad para captar los fotones emitidos por toda la red global de la vida basada en el ADN?

Si esto fuera sí, toda la biosfera del planeta, como entidad conectada, sería la fuente de las imágenes que transmiten el conocimiento a los chamanes. Es durante las experiencias con la ayahuasca donde las alucinaciones repiten estos elementos metafóricos a base de hélices dobles, escaleras retorcidas, culebras, y otras formas que remiten al ADN.

Igualmente enigmático es el origen de la propia ayahuasca. El brebaje se hace con dos plantas que deben hervirse durante horas. La primera contiene dimetiltriptamina, un alucinógeno natural que también es producido por el cerebro humano y que ahora se conoce como “la molécula espiritual”. Pero este alucinógeno no tiene ningún efecto cuando se ingiere, porque el estómago segrega una enzima llamada monoamino oxidasa que lo bloquea. Sin embargo, la segunda planta contiene varias sustancias que neutralizan la enzima estomacal bloqueadora, permitiendo que el alucinógeno llegue al cerebro. La complejidad de esta receta, conocida por los chamanes desde hace miles de años, hizo que Richard Evans Schultes, uno de los etnobiólogos más importantes del siglo veinte, dijera: “Uno se pregunta cómo personas de sociedades primitivas, sin ningún conocimiento de química o fisiología, llegaron a solucionar la manera de activar un alcaloide a través de un inhibidor de monoamino oxidasa. ¿Pura experimentación? No lo creo”.

Tampoco lo cree Narby, quien comenta: “He aquí a gente sin acceso a microscopios electrónicos que son capaces de escoger, entre las 80.000 especies de plantas amazónicas, las hojas de una sola que contienen una hormona con efectos alucinógenos para el cerebro, y que luego combinan con una planta trepadora que contiene sustancias que neutralizan la enzima del tracto digestivo que bloquearía el efecto alucinógeno de la primera.”

Este es el tipo de conocimientos del que suelen burlarse las mentes “racionales”, incluso algunas científicas, cuando, a falta de una explicación acorde con la teoría de la evolución lineal de la humanidad, prefieren tachar a otros pueblos de ignorantes para ocultar su propia incapacidad de explicar fenómenos que niegan ciertas concepciones dogmáticas de la historia.

En su libro, Narby también hace un recorrido por la mitología de los más diversos pueblos, desde los sumerios hasta nuestros días, para explorar la relación que todas las culturas antiguas han establecido entre la serpiente y el conocimiento.

De igual modo, expone las razones por las cuales los gemelos o mellizos parecen ser tan importantes en el folklore de las culturas indoamericanas. Existe una relación entre el culto a la duplicidad y la persistencia en las visiones chamánicas de las dobles cadenas de serpientes, capaces de revelaciones médicas o factuales a las que el hombre contemporáneo solo ha podido acceder hace poco en sus laboratorios.

Narby lamenta que el abuso de alucinógenos químicos como el LSD haya creado una concepción errada acerca de los alucinógenos naturales ―algo que ha dificultado la investigación y exploración de un posible camino de conocimiento diferente y más directo sobre la naturaleza, que la civilización occidental ha perdido.

De toda esta lectura se desprende una conclusión obvia. Nuestra civilización se ha desarrollado a partir de experimentar y teorizar con y sobre leyes externas a nuestros sentidos, pero eso no quiere decir que no puedan existir otras culturas que logren acceder al conocimiento acudiendo a recursos internos de su propia biología… como la memoria genética.

Visiones chamánicas

Para quienes se interesan por textos científicos capaces de revolucionar nuestro concepto de la realidad, La serpiente cósmica es un libro imprescindible. Después de su lectura, las posibilidades que nos descubre su autor nos harán percibir nuestra propia civilización con una visión diferente y mucho más crítica.

24 comentarios

Archivado bajo Antropología, Genética, Lecturas

24 Respuestas a “La serpiente cósmica: visión chamánica del ADN

  1. Nunzio

    Gracias Daina por hermosa y profunda reseña, el tema del chamanismo se renueva y toma valor con estas reflexiones y que en lo personal me refresca intensamente la memoria sobre el desarrollo del Kundalini y los chakras…seria muy interesante que desarrollaras una historia narrativa de ficciòn utlizando estos elementos conjugando elementos esotericos y de ciencia ficcion. Queria aprovechar la ocasiòn para recomendarte un libro (narrativo) de Eliade que me gusta mucho : “Medianoche a Serampor ”

    http://larayuelacosmicomica.blogspot.com/2008/05/medianoche-en-serampor-mircea-eliade.html

    y cierro regalandote dos dibujos a plumilla fruto de mis manos y pertinentes al tema, junto a un gran beso y un calido abrazo…hasta siempre iluminada Amiga !!

    de ti para ti …tu Nunzio.

    Me gusta

  2. Luis Cermeño

    Gracias por la recomendación bibliográfica, Daína. Otros dos libros que se han ocupado de la ayahuasca han sido: El Río de Wade Davis, que aborda la vida y trabajo del explorador etnobotánico Richard Schultes; otro libro son las epístolas entre William Burroughs y Allen Ginsberg “las cartas del yagé”. Por mi propia vivencia puedo decir que la toma de la ayahuasca ha sido una de las experiencias más profundas y reveladoras de mi vida. Algún día espero escribir sobre ellas, cuando por fin termine o me acerque a la comprensión de lo sucedido. El brebaje de la ayahuasca, como bien lo aclara Narby, no se compone sólo de la planta de ayahuasca; también está compuesto por otra variedad de plantas que ayudan a crear las condiciones para que la dimetiltriptamina se estimule en el cerebro y produzca reacciones sicotrópicas. Las visiones no siempre se logran, testimonio de esto es la primera parte del libro de Burroughs en donde el escritor norteamericano sufre una decepción casi religiosa al no sentir los famosos efectos poderosos que había investigado. También sorprende la similitud de las alucinaciones entre la gente que ha probado la ayahuasca. Esto no es común entre los usuarios de otras drogas alucinatorias, pues las alucinaciones típicas parecen responder a estados subjetivos particulares. Luego de haber tenido una alucinación y charlar sobre ella con un compañero ecuatoriano que ese mismo día también hizo toma, quedamos aterrados al comprobar la similitud de visiones que tuvimos ese día: los rostros de la gente que nos rodeaba parecían tallados en piedras, con facciones claramente reptilianas. Me parece que es la manera en como nos ven los dioses o los muertos. Por otra parte, Burroughs habla de un extracto adicional buscado por los soviéticos en los años 50 llamada “telepatina”, principio neuronal que según los rusos era la fuente de la telepatía.

    Me gusta

  3. Gisela

    Nunca son suficientes las vertientes y posibilidades a explorar cuando de nuestro origen se trata. El miedo y la comodidad nunca serán mejores que el disfrute del reto y del descubrimiento. Te felicito por llamarnos la atención sobre un tema tan interesante. Me encanta lo del lenguaje retorcido para poder acercarse a las cosas. Es como si tuviéramos que aprender mucho tacto para poder llegar a la verdad. Fascinante.

    Me gusta

  4. Gracias por tus dibujos chamánicos, Nunzio. Cada vez son más hermosos. Te agradezco la información sobre ese libro de ficción de Mircea Eliade, a quien solo conocía como antropólogo e historiador, no como narrador. Lo buscaré.

    Luis, muy interesante tu anécdota. Tengo una amiga que me contó la suya, en la que se le aparecía la Pachamama en forma de serpiente y le enseñaba algo (no material, sino emocional y espiritual) que ella necesitaba encontrar. La suya fue una experiencia extraordinaria que le envidio. Nunca he tenido la suerte de tropezar con un chamán, pero si algún día lo hago, no dejaré pasar la oportunidad.

    Según he investigado, el problema de las personas que no logran tener visiones con la ayahuasca, o tienen “viajes” terribles, depende también del grado de espiritualidad de la persona. Quienes van buscando la experiencia como juego, están perdidos. Los alucinógenos naturales que usan los chamanes no son para tontear, sino para búsquedas de crecimiento del yo. Esa es la gran diferencia entre quienes usan las drogas comunes (heroína, crack, LSD, y demás) y los que usan ayahuasca o peyote bajo la guía de un chamán… siempre que sus intenciones sean de conocimiento, y no de entretenimiento. Buscaré los libros que me recomiendas sin falta.

    Me gusta

    • Aquí en México utilizamos los niños santos o honguitos sagrados, hay dos zonas en Oaxaca, en la cual se puede realizar el trabajo de guerrero espiritual. El ritual que se realiza comienza desde un mes o 15 antes, psicologicamente y espiritualmente, aunque en realidad es una preparación de toda la vida. Los honguitos sagrados curan maravillosamente a la personas o bien abren los portales dimensionales que dejaron nuestro sabios abuelos los naguales a quien debera seguir su camino de guerrero. Si algún día vienes a México, a Oaxaca, si lo deseas te iniciamos. : )

      Me gusta

  5. Enrique Alarcón Alvarado

    Daína Gracias por tu blog! … muy revelador e interesante como el libro y la vida misma … estoy leyendo el libro …. me gustaría saber donde consigo la ayahuasca aquí en México. Gracias !

    Me gusta

  6. Enrique, ni idea.Para empezar, no vivo en México. De todos modos,recuerda que debes tener una razón espiritual o curativa de peso para salir en buscar de esa experiencia. Y no se te ocurra ponerte en manos de simples vendedores o curanderos. Por todo lo que conozco y he investigado, sólo debe realizarse bajo la supervisión de un verdadero chamán. Ojalá tengas la suerte de hallarlo.

    Me gusta

  7. Carlos Duarte

    Fascinante tu reseña del libro de Narby, no lo he leído pero me has dado una idea bastante exacta sobre su contenido. Sobre chamanismo conozco bien poco, solo leí un par de artículos y el primer libro de Castañeda.
    En particular me parece un derroche imaginativo impresionante la especulación de que bajo los efectos del alucinógeno se pueda interpretar el mensaje de la parte del genoma que no codifica para proteínas (como dices el mal llamado ADN basura que para cualquier evolucionista resulta obvio que tiene que tener una función importante aun por conocer). También me parece genial lo de la comunicación entre todos los seres vivos (siempre me ha fascinado la idea de Gaia, mi cuento Simbiótica que aparece en la antología Crónicas del Mañana, y también se puede leer en Axxon axxon.com.ar/rev/163/c-163cuento16.htm, especula sobre una posibilidad parecida)
    No voy analizar el rigor científico de las teorías, tendría que leer el libro, pero la lectura de tu post ya me ha sugerido algunas ideas para mis historias,

    Gracias,

    Carlos

    Me gusta

  8. David

    Aya, la cuerda al mundo de los muertos, el mundo de los espiritus.

    Me gusta

  9. Eddy Torres

    Solo algo se me ocurre, Espectacular………….

    Me gusta

  10. me gusto el conocimiento

    Me gusta

  11. Guadalupe

    Definitivamente estamos conectadas y las visiones chamanicas son toda una lección. Espero que lo aprendamos lo suficientemente rápido

    Me gusta

  12. Angelica

    Gracias hermanos por publicar esta maravillosa informacion. El conocimiento es para quien lo busca. La sabiduria es para todos y llega a travez del conocimiento yel merecimiento. Juzgando indevidamente lo que no conozco solo se logra estropear el proceso de evolucion. Mis experiencias con el Ayahusca son maravillosas, os invito a descubrirte y a saber para que estas aqui en este planeta

    Me gusta

  13. Mi ADN me trajo a este articulo hace tiempo que daban vueltas en mi cabeza ideas extrañas pero hasta ahora tomaron forma GRACIAS!!

    Me gusta

  14. Tito Silva

    Buenos dias
    Larga búsqueda del libro La Serpiente Cósmica, en español, para comprarlo.
    Y yo prefiero comprar en América del Sur, ¿me puede dar alguna editorial sulamerican que ha editado Serpiente cósmica? y tiene ventas por internet?
    Gracias
    Tito (Brasil)

    Me gusta

  15. Tito, lamentablemente no sé qué editorial puede haberla publicado en español. Solo conozco la edición en inglés. Lo único que puedo recomendarte es quizás lo que ya hayas hecho: buscar por Internet para ver si encuentras algún sitio donde se venda esa edición, si es que existe y no está agotada. Suerte.

    Me gusta

    • Mayte

      Hola Tito, yo he encontrado el libro editado en Castellano en esta web.
      http://www.muscaria.com/serpent.htm
      Espero que te sirva.
      Daína, me han encantado tu post sobre el libro. Todo pasa por algo estoy convencida.
      Un abrazo!!

      Me gusta

    • Tito Silva

      hola Daina Tena la esperanza de encontrar “La Serpiente Csmica” en nuestro continente. El precio del envo duplica el costo del libro! Voy a esperar a un amigo que venir de Europa. Agradecemos su inters Tito

      Pense antes de imprimir => menos papel, mais rvores

      Me gusta

  16. Alguien sabe, en dónde puedo conseguir el libro de Jeramy Narby aquí en México?

    Me gusta

  17. eva

    Muy interesante artículo, conseguí el libro de Narby a través de enlaces de internet, es muy entretenido e interesante, a veces reflexiono, sobre la iniciación espiritual tipo comida chatarra que en occidente busca mucha gente, sin esfuerzo, sin crecimiento interior,sin ritos de pasaje, algo instantáneo, como alimento chatarra de la conciencia , que tiene su precio en billetes,en algunas páginas se vende ayahuasca delivery, sin pensar quien compra y para que, sin apoyo de un chamán serio,disfrazando el negocio de algo sublime y evolutivo compre su desarrollo personal y ya, esas actitudes y creencias muestran porque estamos destruyendo el planeta, asesinando a otros seres humanos, usando una economía despiadada, y siendo gobernados popr una política corrupta.El viaje a otros universos requiere ciertos requisitos, personales, todas las tradiciones hablan de ello. Tenemos mucho que avanzar aún como humanidad, mis respetos al patrimonio , a la herencia espiritual de los pueblos indígenas, a los que se ha visto siempre como primitivos e ignorantes por una “civilización” ególatra y materialista

    Me gusta

  18. SAGRA

    Muy buen artículo Daína, enhorabuena! Te dejo el enlace a una película que trata de forma muy gráfica el tema de “Las Visiones”😉

    Me gusta

  19. Pablo Valenzuela Romero

    Hola, soy Pablo y soy de Chile. Comparto mi testimonio con todo respeto a los presentes. Mi primera vez que conecte con la Ayahuasca fue a través de una gran persona Leonardo, que guía la ceremonia y tiene un canto maravilloso. Conecte en mi viaje con antepasados aborígenes de la gran madre tierra y me recibieron como el viajero que volvía a su pueblo, hubo fiesta y adoración al creador y al universo en general y el amor que sentía es indescriptible…eso me dejo claro que la máxima vibración de los seres es el amor…Una experiencia hermosa y recomendable desde mi vivencia. Ahora a traspasar este sentimiento a la humanidad. Saludos hermanos.

    Me gusta

  20. Marcela Ossandon

    Muy interesante toda la información de este artículo sobre el libro” La serpiente cósmica ” sin duda buscaré el libro y lo leeré. Gracias por compartir este conocimiento, el mundo y la magia chamanica es algo que llega muy profundo a mi ser. No he tenido la experiencia de conocer a un chaman pero estoy segura que el universo se encargará de ir poniendo en mi vida cada cosa en su momento, como lo ha hecho con cada conocimiento en mi vida. Gracias a todos por compartir sus comentarios y dar nombre de libros para seguir con más información. Yo comenzaré por leer este libro y también algunos que ustedes han citado… gracias, gracias, gracias.

    Me gusta

  21. Angie

    Muy interesante. . Llegue a esta pagina porque resulta y pasa que de niña alucinaba culebras yo era la única que las veía nadie mas y era muy real .. y tenía mucha curiosidad de saber porque me sucedía eso

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s