Archivo de la categoría: Internet

Bibliotecas vs. McDonald’s: Aún hay esperanza (sobre el terrorismo psicológico de las noticias)

¿Alguna vez se han sentido tan descorazonados y abrumados ante tantas noticias deprimentes que han decidido no entrar más a la mayoría de las redes sociales o dejaron de leer sus periódicos habituales? Welcome to my club.

Es una reacción natural, propulsada por la abrumadora presencia de noticias falsas, agresiones verbales e imágenes de violencia que atacan constantemente al usuario. Por si fuera poco, muchos portales interactivos de prensa admiten comentarios, casi siempre anónimos, que permiten opinar, agredir o difundir bulos malintencionados a individuos cuyas opiniones, en otra época, jamás hubieran salido de su ámbito familiar. Muy pocos exigen que el usuario se registre con sus cuentas de Facebook o Twitter, que revelarían verdaderamente su identidad. Y tal anonimato es una invitación a estos comportamientos antisociales.

La proliferación de tanta basura digital ha ido creando la impresión –cada vez más extendida– de que la sociedad retrocede en términos de inteligencia, buenas maneras y sentido común. La ausencia de un periodismo crítico y sensato ha reafirmado la percepción de que vamos de mal en peor.

Por otro lado, la prensa se ha convertido en un catálogo de desgracias (colectivas e individuales). El morbo, la chismografía rosa, el culto a la banalidad y la abundancia de noticias escabrosas, en menoscabo de otras alentadoras, positivas o simplemente informativas sobre avances científicos, educativos y tecnológicos, pueden sumir a la gente en una depresión rampante de la que quizás muchos no son conscientes.

Constantemente escucho quejas de amigos y conocidos que dicen “No veo noticias, no leo periódicos… Me deprimen”. Conozco a unos cuantos que han dejado realmente de hacerlo y esta es una tendencia cada vez mayor. Me incluyo en el grupo de quienes han dejado de leer, desde hace tiempo, los periódicos que abría cada mañana desde mi iPad. Decidí dejar esa tortura sin sentido. Ahora solo leo 2 ó 3 tres secciones culturales, y 5 portales de “Buenas Noticias”.

Mi propia actividad selectiva parece haber creado un algoritmo en mi cuenta de Facebook que rara vez me muestra cosas que no quiero ver. Sabiendo lo que leo, ahora me llegan más noticias e hilos temáticos interesantes. Una de ellas fue un letrero que alguien compartió hace poco, donde se decía que había más bibliotecas que McDonald’s en Estados Unidos. No me lo creí. Pero en vez de negarlo a priori, hice lo que toda persona razonable debe hacer en estos casos. Fui a investigar.

Encontré las estadísticas en el portal oficial de la American Library Association (Asociación Americana de Bibliotecas), donde aparecen las cifras pormenorizadas y actualizadas del número de bibliotecas existentes en este país:

  • Bibliotecas públicas: 9.057
  • Bibliotecas académicas (universitarias): 3.094
  • Bibliotecas en escuelas: 98.460 (Escuelas públicas: 81.200, escuelas privadas: 17.100, y escuelas atendidas por la Oficina de Asuntos Indígenas: 160)
  • Bibliotecas especiales: 5.150 (especializadas en diversas ramas: médicas, jurídicas, legales, corporativas, etc).
  • Bibliotecas pertenecientes a las fuerzas armadas (academias militares, etc): 239
  • Bibliotecas gubernamentales: 867

Todo ello arroja un total de 116.867 bibliotecas en el territorio estadounidense.

¿Y el número de McDonald’s? Aunque no lo crean: 14.027. Esto significa que hay 8 veces más bibliotecas que sucursales del supuestamente onmipresente McDonald’s. Juro que lancé fuegos artificiales dentro de mi cabeza.

Por otro lado, las cifras de años recientes indican que el número de bibliotecas ha crecido. Por ejemplo, entre 2013 y 2017 se abrieron 856 bibliotecas académicas. En el mismo período de tiempo, el número de McDonald’s disminuyó en 312 sucursales.

Así, pues, esta estadística muestra un entorno mucho más optimista del que esperaba, porque lo cierto es que la realidad se ha tergiversado de un modo tan pernicioso que ha dañado nuestra manera de percibirla.

Imagino que debe de haber otros ejemplos semejantes, pero ahora entiendo que mi incredulidad inicial fue consecuencia de tantas noticias macabras que enfrentamos a diario y que contribuyen a la idea (nada saludable para la psiquis) de que el mundo anda peor de lo que realmente está.

A veces desearía que alguien decidiera poner coto a la difusión indiscriminada de tanta desgracia. No es que proponga abolir las malas noticias. De sobra sé que no carecemos de desgracias e injusticias en el mundo. Pero también pienso que debería existir un balance a la hora de reflejar lo que realmente ocurre en el mundo, porque tanto la banalidad como el morbo excesivo nos quitan la lucidez necesaria para percibir o llegar a la verdad.

Repito: no se trata de censurar o de coartar la libertad de prensa, sino de informar sobre todo. Pero cuando digo todo significa TODO, porque tal y como estamos ahora parecería que la censura se ejerce contra el optimismo.

Quizás empezaríamos a ser una sociedad más equilibrada y menos neurótica si los noticieros y las redes sopesaran lo que sacan a la luz. Tal vez la gente empezaría a copiar con mayor frecuencia ciertos comportamientos, por simple reflejo de imitación, el mismo que lleva a ciertos individuos desequilibrados a reproducir los crímenes en los que se regodean los medios.

Ya se sabe que los seres humanos –al igual que sus parientes genéticos más cercanos– muestran una marcada tendencia a imitar lo que ven. ¿Qué ocurriría a nivel global si el peso de las noticias cambiara de menos negativas a más positivas? ¿No podríamos encontrar un equilibrio noticioso que protegiera nuestra cordura emocional y, al mismo tiempo, nos mantuviera informados, sin abrumarnos ni enloquecernos?

No tengo la respuesta. Solo sé que después de comprobar que hay más bibliotecas que sucursales de comida chatarra en el país donde vivo, me siento con el ánimo más ligero.

Y para mantenerme así, seguiré alejada del terrorismo psicológico de las noticias.

5 comentarios

Archivado bajo Cultura, Internet, Tecnología

Invitación a los lectores: nuevo sitio web

Daina_Inicio

Después de meses de trabajo, ya está en Internet mi nuevo sitio web, que sustituye al anterior que databa del 2008. En términos de tiempo quizás no pareciera tan viejo, pero la tecnología varía muy rápido y ocho años es un universo de cambios en el ciberespacio. El diseño y la programación fueron hechos por 3MINDWARE, INC, la misma corporación que ya había realizado el anterior. Como siempre, han hecho un trabajo hermoso y muy exhaustivo en sus detalles. Gracias, muchachos.

El nuevo sitio seguirá siendo bilingüe. Se eliminaron algunas secciones y se añadieron otras nuevas. Entre mis preferidas está la Galería de Lectores, donde hemos comenzado a subir fotos que me han enviado los lectores con mis libros, algunas de ellas loquísimas, que me encantan. La idea de esta sección se me ocurrió después de reunir algunas que me habían enviado varios seguidores por Facebook, muchas de ellas con historias que me conmovieron. Cliqueando en cada foto pueden leerse estos comentarios. Iremos incorporando las nuevas imágenes que nos lleguen al email habilitado al efecto, que aparece en esa página.

Otra sección nueva es Escritos, dedicada a textos personales (artículos, reseñas, prólogos y ensayos) que he publicado a lo largo de mi vida, desde los menos conocidos hasta otros que los lectores me piden una y otra vez, como el prólogo a la edición cubana de El hobbit, que aparecerá próximamente. También se añadió una página de FAQ que contiene las preguntas más comunes que recibo a través de las redes.

Se mantienen las páginas de Artículos y Ensayos (ahora agrupadas bajo Opiniones) y la de Noticias. La de Contacto se amplía a varias opciones, manteniéndose la subscripción al Boletín para los lectores interesados). De paso, los invito desde ahora, a quienes anden por Miami, a la próxima conferencia que ofreceré el martes 23 de septiembre en el Green Library 220 de FIU, invitada por el Cuban Research Institute. Los detalles de la charla, por supuesto, en mi sitio web.

4 comentarios

Archivado bajo Cultura, Daína Chaviano, Internet, Literatura, Tecnología

Fama versus Vocación: La idiotez virtual de nuestra época

fame1

Muchas veces oigo decir a los jóvenes, e incluso a algunos niños, que quieren ser cantantes, artistas o deportistas para ser famosos. No dicen que cantan, bailan, escriben o practican algún deporte simplemente porque les gusta. Lo que pretenden es alcanzar esa intangible baratija que llaman “fama”. Semejante respuesta me recuerda la que suele dar la nueva generación de niños en Cuba, cuando alguien les pregunta qué quieren ser cuando sean grandes: Extranjeros, dicen. Hablan de eso como si se tratara del súmmum de una profesión. Las razones de ambas respuestas son, claro está, muy diferentes. Pero ambas reflejan el enorme desajuste de unos valores que hoy han degenerado hasta honduras casi sociopáticas.

Sigue leyendo

4 comentarios

Archivado bajo Cultura, Espectáculo, Internet, Tecnología

Fundación Cuatrogatos: en aras de la lectura

cuatrogatos_logoQuienes abogamos por una sociedad de lectores educados, estamos de plácemes con el anuncio de que la Fundación Cuatrogatos, con sede en Miami, ha iniciado oficialmente sus actividades. Esta organización sin fines de lucro, que contaba con un portal en activo desde hacía 13 años, se ha establecido finalmente como una institución de carácter continental con el fin de desarrollar proyectos que promuevan la lectura en español, haciendo especial énfasis en niños y jóvenes, con actividades que van desde encuentros en centros escolares hasta lanzamientos de libros, presentación de autores y participación en simposios internacionales, entre otros eventos. Sus fundadores, los escritores Antonio Orlando Rodríguez y Sergio Andricaín, poseen –además de su propia obra personal– una vasta experiencia en el campo de la crítica y la selección de textos apropiados para diversas edades.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Internet, Literatura

Enciclopedia Británica deja de editarse en papel

Acabo de enterarme que la famosa y casi mítica Enciclopedia Británica, el non plus ultra de la información académica y confiable durante 224 años, dejará de publicar sus voluminosos tomos en papel. La última edición impresa fue en 2010, con 32 tomos. En lo adelante, los interesados en consultarla podrán hacerlo en su nuevo sitio Web.

Su modo de uso recuerda el formato de Wikipedia, aunque sus editores afirman que la diferencia está en que la confiabilidad de la Británica es superior. El único inconveniente es que para tener acceso completo habrá que pagar 69.95 dólares al año. La actualización de contenidos será cada dos semanas.

La edición online de la Enciclopedia Británica tiene miles de artículos que no figuraban en la edición impresa. Habrá un listado de referencias y enlaces a otros lugares de Internet que serán seleccionados y revisados por los editores y dará acceso a artículos de las revistas más importantes y a datos estadísticos actualizados sobre cada país del mundo, así como acceso al diccionario Merriam-Webster, con más de 225.000 entradas. Por último, la nueva Británica online permitirá ver imágenes de multimedia como vídeos, audios y gráficos interactivos –algo de lo que carecía la edición tradicional.

Esta capacidad de ofrecer información a través de Internet es una de las grandes ventajas de la era digital. Y aunque en un artículo anterior (¿Por qué no me gustan los e-books?) había expresado mi preferencia por los libros de papel, en el caso de los portales para consultar datos prefiero la información digitalizada. Es un ahorro de papel, espacio y tiempo considerables.

Ahora bien, no sé cuánta gente esté dispuesta a pagar por esa suscripción anual. No es mucho dinero, pero dadas las condiciones económicas de buena parte del mundo, no me parece que –excepto instituciones o unos pocos centenares o miles de individuos– muchos se sumen a esa opción. Espero que, en un futuro, el portal decida admitir anunciantes que costeen el sitio y obtengan de ese modo las ganancias apropiadas para mantenerlo. Con la cantidad de visitantes que tendrán, sospecho que no sería difícil conseguirlo. Sería la solución ideal para que los lectores no tuviéramos que pagar por acceder a sus páginas.

1 comentario

Archivado bajo Cultura, Internet, Tecnología

Bloguear o no bloguear

Desde hace algún tiempo, amigos y lectores me habían sugerido que abriera un blog. Siempre me resistí a la idea, más que todo por un problema de tiempo, pero después de pensarlo un poco ―y tras la vivificante experiencia en Facebook― me parece que un blog podría ser una buena vía de intercambio con los lectores. Así, pues, finalmente me he dejado arrastrar por esta aventura interactiva que inicio hoy.

No puedo dejar de agradecer el trabajo de la corporación 3MINDWARE, Inc., responsable del diseño de esta nueva “casa” online, así como de mi Web y páginas oficiales en Facebook y Twitter. Sus creativos proyectos gráficos siempre me proporcionan el estímulo idóneo para la imaginación. También quiero agradecer el apoyo de mi agencia literaria en cada una de estas empresas.

Muchas gracias a los lectores que me han estado siguiendo desde otros sitios, especialmente a través de mi página personal en Facebook, donde ―pese a la limitación de espacio― sostuvimos discusiones interesantes sobre muchos temas. A ellos les adelanto que la actividad de aquella página quedará subordinada a mi nueva página de autor en Facebook que acaba de salir junto con este blog.

¡Bienvenidos a casa!

wordpress blog stats

Deja un comentario

Archivado bajo Internet