Archivo de la etiqueta: oficio de escribir

Daína Chaviano: “En la literatura como en el arte no existen absolutos”

Daína Chaviano, 2014 (Liliam Domínguez ©).

Comparto con ustedes la entrevista que acaba de sacar el portal de literatura “La libreta de Irma”, con sede en México.

Agradezco a la periodista Consuelo Sáenz por esperar con tanta paciencia a que yo pudiera responder a sus preguntas, que dieron pie para conversar sobre temas tan disímiles como el realismo mágico, H.P. Lovecraft, las abducciones alienígenas, la visita de Obama a Cuba, la reencarnación, la ayahuasca, la ciencia ficción en el mundo hispanohablante, y la literatura en general.

 La entrevista completa puede leerse en este enlace.

2 comentarios

Archivado bajo Ciencia Ficción, Daína Chaviano, Entrevistas, Escritores, Literatura, Paranormal, Ufología

Noveleta: el género olvidado

Noveletas

Portada destrozada de mi ejemplar milagrosamente salvado de ese naufragio que es el exilio

Hace años, cuando vivía en Cuba, leí una antología titulada 10 noveletas famosas, con selección y prólogo del desaparecido escritor Antonio Benítez Rojo. Era parte de una serie de volúmenes publicados por el Instituto Cubano del Libro durante las décadas de 1960 y 1970, entre los que se encontraban verdaderas joyas: Cuentos fantásticos (selección y prólogo de Rogelio Llopis), Cuentos de ciencia ficción (selección y prólogo de Oscar Hurtado), Cuentos norteamericanos, Cuentos ingleses y Cuentos de horror y de misterio (estos tres con selección y prólogo de José Rodríguez Feo), y otros similares. Nunca he vuelto a encontrar antologías con estos temas que las superen. No por gusto se encuentran entre los libros que rescaté (y aún conservo) de mi perdida biblioteca en Cuba.

El volumen con aquellas diez noveletas fue una revelación. Allí descubrí joyas como “La soledad del corredor de fondo”, de Alan Sillitoe, “La muerte de Iván Ilich”, de León Tolstoi, “La última niebla”, de María Luisa Bombal, “Nada menos que todo un hombre, de Miguel  de Unamuno, “La historia de Shunkin”, de Junichiro Tanizaki, “Duelo”, de Joao Guimaraes Rosa, y esa maravilla que es “El tigre de Tracy”, de William Saroyan, un texto del cual me enamoré perdidamente con una pasión que no ha menguado con el tiempo.

Sigue leyendo

11 comentarios

Archivado bajo Escritores, Idioma, Literatura

Lovecraft y el gozo del terror

La antología con edición y prólogo de Oscar Hurtado, que conservo desde la adolescencia, donde leí por primera vez “El llamado de Cthulhu”.

Nunca olvidaré la impresión que me produjeron mis encuentros con la obra de Howard P. Lovecraft (1890–1937). Mi primer hallazgo fue su relato “Las ratas en las paredes”, que me dejó con un sobresalto continuo cada vez que escuchaba el menor crujido cerca de mí. Después leí “El color que cayó del cielo”, que me sumió en un estado de horrorizado éxtasis. Pero mi prueba de fuego fue “El llamado de Cthulhu”. Después de leerlo, pasé varias noches sin dormir. Por el día andaba como sonámbula, cabeceando en clases, porque el terror no me permitía cerrar los ojos de noche. Me pasaba las horas bajo la sábana, temblando de miedo y sospechando que había algo de cierto en esas espantosas criaturas que habían abandonado el reino sumergido de R’lyeh, donde se ocultaban desde hacía eones, como afirmaba un misterioso libro citado por Lovecraft: el Necronomicon, del árabe loco Abdul Alzhared.

Sigue leyendo

13 comentarios

Archivado bajo Clásicos, Escritores, Lecturas, Literatura

Estructuras narrativas: una exquisita perversión literaria

La tecnología ha estado influyendo en la manera en que la gente se acerca a los libros y en la forma en que se está escribiendo. La velocidad con que vivimos, los cambios vertiginosos en la comunicación, la omnipresencia de la imagen visual, la influencia de los efectos especiales, de los video-clips musicales y de las imágenes subliminales en la publicidad, han alterado nuestra percepción visual y el modo en que acumulamos información. Todo eso ha transformado al lector y a los propios autores.

No debe extrañarnos, pues, que la clásica estructura narrativa de planteamiento, nudo y desenlace se haya alterado desde que las vanguardias iniciaron la experimentación formal a principios del siglo veinte. Incluso en los casos donde la narración transcurrre de manera lineal, la cantidad de giros inesperados en la trama y en las sub-tramas, ahora más permisibles debido a la enorme cantidad de personajes que a veces invaden una historia, es otra posibilidad abierta al lector y al autor contemporáneos porque, de algún modo, la tecnología también ha estimulado y ampliado nuestra capacidad de atención interactiva.

Sigue leyendo

6 comentarios

Archivado bajo Daína Chaviano, Escritores, Literatura

Para lectores y académicos

Aprovecho que se han añadido dos nuevas entrevistas a mi sitio Web para colocar aquí los enlaces. Dada la cantidad de personas que solían escribirme pidiéndome bibliografía para sus tesis de doctorado, trabajos universitarios y similares, decidí poner a disposición de todos una biblioteca online de consulta abierta, dividida en tres categorías: artículos, ensayos y entrevistas. Para quienes realizan tesis de grado y trabajos de investigación académicos, donde la bibliografía resulta imprescindible, quise facilitar la tarea colocando al final de cada documento los datos sobre la fecha y publicación de cada trabajo. Por supuesto, en mi portal no están todas las entrevistas o artículos sobre mis libros. Se escogen los que puedan contener información más útil para estudiantes, investigadores o profesores que incluyen algunas de mis novelas en sus clases. En el caso de los ensayos o artículos, se le da preferencia a los que contienen bibliografía o resultan exhaustivos en los temas que analizan.

Tal vez muchos lectores hayan leído estas dos entrevistas en Internet, pero no quiero dejar de avisar que ya están a disposición de todos en mi sitio.

La primera fue hecha por Ricardo Acevedo, director de la revista online miNatura, dedicada a la narrativa y la poesía de formato breve, asociada al blog miNatura & Soterranía con sede en España. Respetando el formato minimalista de la publicación, así fueron también mis respuestas. Resultó una manera diferente y divertida de responder a preguntas nuevas o ya escuchadas, pero que siempre resulta bueno volver a contestar porque las respuestas varían según la experiencia y las vivencias personales. Incluso si se trata de respuestas que no cambian ostensiblemente, el paso del tiempo obliga a añadirles matices nuevos. Un poco en broma, un poco en serio, Acevedo la tituló Entrevista a una escritora extraterrestre. Pese a su brevedad, el texto pareció interesar a otros portales. Fue reproducida por la revista académica Istmo (a la que me referiré próximamente), vinculada a varias universidades en Estados Unidos y Europa; y también salió en el fanzine cubano de ciencia ficción Cuenta regresiva, para ponerla a disposición de los lectores de la isla.

Debo agradecer la segunda entrevista a Diario de Cuba. Este portal tiene un espacio interactivo en el que, cada cierto tiempo, ofrece a sus lectores la oportunidad de que envíen preguntas a alguna figura pública. Según me comunicaron sus editores, se recibieron tantas preguntas en tan poco tiempo que se vieron obligados a cerrar la admisión antes de 24 horas y luego escoger, entre las enviadas, las preguntas más interesantes. Se recibieron mensajes de muchos países y sectores, desde un escritor argentino hasta un editor portugués, pasando por algún locutor de televisión, e incluso lectores y blogueros de Cuba, algunos de los cuales me siguen a través de mis cuentas en Twitter y Facebook. Como no tienen acceso directo a Diario desde la isla, pero se enteraron a través de las mencionadas redes sociales, enviaron sus preguntas por email. Ni qué decir tiene que disfruté muchísimo respondiendo a todos los que participaron en ella.

2 comentarios

Archivado bajo Contemporáneos, Daína Chaviano, Entrevistas

Pensamientos al vuelo sobre la escritura

Me han preguntado muchas veces por qué escribo. Y siempre he dicho que escribo para poder respirar, para darme el gusto de contarme ciertas historias que busco en los libros y no encuentro, para dar vida a esas tramas que rondan por mi mente y amenazan con ahogarme si no les doy salida. Pero mis razones no son las mismas que las de otros escritores con los que he conversado sobre el tema. Para algunos, es un placer; para otros, una eterna angustia. Sin embargo, por placentera que sea la experiencia, la verdadera escritura es un desgarramiento.

Escribir es un acto suicida, una entrega absoluta de la voluntad. Es una claudicación del yo ante esas criaturas –a veces quiméricas– que surgen de nuestro subconsciente. Es una amnesia milagrosamente sanadora que nos aleja del lugar y el tiempo en que vivimos para hacernos comprender mejor nuestro propio universo. Es también una aniquilación y una renuncia. La voluntad se transforma en decisiones que no nos pertenecen. Esas historias plagadas de elementos imposibles se convierten en algo más real que cuanto nos rodea.

El proceso creativo constituye la droga natural del cerebro. Es una sensación adictiva, especialmente si se ha practicado desde la infancia. No hay razón ni argumento que logren detener ese estado nirvánico. Para mí, al menos, escribir es el om del espíritu. Es la certeza de poseer a Dios.

4 comentarios

Archivado bajo Daína Chaviano, Literatura

Dos entrevistas: “Un país es como una pintura. De lejos se distingue mejor.”

Comparto con ustedes dos entrevistas que me hicieron hace algún tiempo y acaban de ser añadidas a mi sitio Web. La primera fue realizada para la revista digital Relectura por Géyser López, escritor venezolano radicado en Canadá. La segunda, en inglés, concebida por Silvia Viñas para la sección “Hispanista” del blog Literari Uptown, se publicó en dos partes, aunque están reunidas ahora en un solo documento.

Ambas entrevistas contienen preguntas relacionadas con la creación y el enfoque de diversos temas en mis novelas. Acaban de ser colocadas en mi sitio Web, donde quedarán de manera permanente para consulta de lectores e investigadores, pero les dejo aquí el enlace a ambas.

I’d like to share with you two interviews I did some time ago and have just been added to my Website. The first was conducted by Geyser Lopez, a Venezuelan writer based in Canada, for the online magazine Relectura. The second one is in English. It was made by Silvia Viñas for the blog Literari Uptown. Originally published in two parts, they are now put together in one document.

Both interviews include questions related to the creation process and focus on various topics in my novels. They have just been placed on my website, where they will stay permanently for readers and researchers, but I’ll leave here a link to both.

DAÍNA CHAVIANO: “UN PAÍS ES COMO UNA PINTURA. DE LEJOS SE DISTINGUE MEJOR“, por Geyser López.

HISPANISTA: INTERVIEW WITH DAÍNA CHAVIANO, by Silvia Viñas

3 comentarios

Archivado bajo Daína Chaviano, Entrevistas, Escritores, Interviews, Literatura, Literature, Writers

Leyendo a Rosa Montero o el dulce masoquismo de la espera

ReyTransparenteNo es una de las escritoras que me haya influido ―la conocí demasiado tarde, después que salí de Cuba, cuando ya había publicado cinco libros―, pero desde que descubrí su prosa ardiente y precisa en ese clásico suyo de ciencia ficción que es Temblor, no he dejado de leerla con un fervor que no me avergüenza reconocer. Da igual que se trate de textos ensayísticos que de novelas, Rosa Montero es una de mis escritoras favoritas.

Sus dos últimas novelas ―que leí una detrás de la otra― no podían ser más disímiles: Historia del Rey Transparente, una dramática aventura medieval, y Lágrimas en la lluvia, un thriller futurista de ese género que, aunque sólo ha cultivado tres veces en su extensa narrativa, se le da tan bien: la ciencia ficción. Pocas veces he leído dos obras de un mismo autor que, siendo tan diferentes en su trama e intenciones, atrapen de manera tan absoluta.

En los últimos años he cogido la costumbre de demorarme leyendo los libros que me gustan mucho para que no se acaben tan rápido, porque siento que cada día escasean más los buenos libros. O al menos, los que me dejan satisfecha. Sin embargo, por mucho que intenté “ahorrar” esas dos novelas, que invitaban a ser saboreadas línea a línea, las páginas volaron bajo mis ojos sin que pudiera evitarlo.

Había guardado el ejemplar de Historia del Rey Transparente que la propia Rosa me regalara autografiado durante nuestro último encuentro en la Feria del Libro de Miami, hace ya un año. Casi siempre coincidimos en ferias o eventos literarios. A veces transcurren años entre uno y otro, pero cada vez que volvemos a vernos me da la impresión de que hace apenas unas horas que nos despedimos. Es como si retomáramos una conversación interrumpida en otra vida. Fue así desde nuestro primer almuerzo en Madrid… Esta vez, a la alegría del reencuentro, se sumó el regalo del libro y de su generosa dedicatoria. Rosa, con su infinita amabilidad de siempre, no permitió que yo lo comprara. Así, pues, me llevé ese tesoro a casa y comencé a leerlo de inmediato, pero no… Siguiendo mi perversa costumbre, lo dejé en un estante de la biblioteca para regodearme con la golosina que me esperaba. Lo miré semana tras semana, demorando el instante en que lo leería, saboreando la promesa de esa lectura con fruición casi masoquista, sin otra justificación que la de saber que ahora tenía un nuevo libro suyo que aún no había leído. Sólo me decidí a devorarlo cuando cayó en mis manos Lágrimas en la lluvia.

Pese a mis precauciones, leí la Historia del Rey Transparente sin poder detenerme, a ritmo de galope, como su inolvidable protagonista Leola, cabalgando entre nubes de polvo hacia una batalla. Terminé el libro como en un sueño, casi sin aliento. Y como atraída por la magia de algún fatídico anillo tolkiano, no pude evitar echarle una breve ojeada a la nueva novela, Lágrimas de lluvia, únicamente por curiosidad. Sólo quería saber cómo empezaba la historia, pues me había propuesto dejarla reposar varias semanas o meses hasta que volviera a sentir la necesidad de oxigenarme con una buena lectura. Craso error. No pude soltarla hasta el final.

Así, pues, me bebí ambas novelas en menos de lo que esperaba. Y heme aquí de nuevo, buscando desesperadamente otro libro que vuelva a dejarme esa sensación de eufórica exaltación. No quiero un texto pasable ni bueno, sino un libro mayúsculo, una historia cargada de potencia y enigmas, capaz de narrar la crueldad y las pérdidas con una belleza traslúcida; una novela que logre conectarme con lo más profundo de nuestra psiquis y nuestros deseos, mientras sus personajes se mueven por un pasado perdido o un futuro que quizás nunca llegue; un relato con alma y carne y delirio; un sueño vívido narrado con una prosa llameante y prístina, como esos que suele escribir Rosa Montero.

4 comentarios

Archivado bajo Ciencia Ficción, Contemporáneos, Escritores, Lecturas, Literatura