Archivo de la categoría: Espiritualidad

San Patricio: el alma viva de los celtas

celta

Hace ya más de 20 años, casi recién llegada a Estados Unidos desde Cuba, y mientras trabajaba como traductora y reportera en El Nuevo Herald, escribí un artículo sobre uno de los temas más recurrentes e importantes en mi vida y mis libros: la cultura celta.

Era una breve reflexión sobre la supervivencia de ese tipo de tradiciones que seguimos muchos pueblos occidentales sin conocer a ciencia cierta sus orígenes. En este caso, se trataba de la influencia de la cultura celta en las raíces del propio cristianismo y, por ende, en las raíces mismas de la civilización occidental.

Este 17 de marzo, cuando todos los cristianos y, en especial, los pueblos anglosajones celebran la festividad de San Patricio, quiero rescatar ese viejo texto para los lectores de hoy. Este enlace los llevará al PDF de mi sitio Web donde podrán leerlo.

Happy Saint Patrick’s Day!

 

1 comentario

Archivado bajo Espiritualidad, Festividades, Misticismo, Paganismo, Religión

Mini-entrevista sobre “noche erótica” en Miami

Daina_Blog

Foto: Lili Domínguez, Miami 2014.

La Fundación Cuatrogatos, promotora y organizadora del evento Fiesta de la Lectura Miami 2014, acaba de publicar una mini-entrevista en su blog, donde doy más detalles sobre el recital de lectura “Confesiones eróticas y otros hechizos”, que ofreceré este viernes 10 de octubre. Aquí les dejo el enlace a la entrevista, cuyo texto reproduzco aquí.

Este viernes 10 de octubre, a las 8:00 p.m., la escritora Daína Chaviano se reunirá en el teatro del Koubek Center con sus numerosos lectores para compartir con ellos una velada muy especial.

“Espero que sea una noche de complicidad y recuerdos, de lectores y amigos, de literatura y pasión, pero sobre todo una jornada para celebrar la alegría de estar vivos y de continuar creando”, comenta la autora de Fábulas de una abuela extraterrestre, El abrevadero de los dinosaurios, El hombre, la hembra y el hambre y La isla de los amores infinitos, entre otras obras.

Como parte de la segunda edición del evento Fiesta de la Lectura / The Reading Festival, presentado en Miami por la Fundación Cuatrogatos, Chaviano ofrecerá el recital Confesiones eróticas y otros hechizos, en el que incluirá narraciones y poemas, en su mayor parte inéditos. La presentación estará a cargo del poeta Carlos Pintado.

Los asistentes a la actividad recibirán como recuerdo una tarjeta de colección en la que incluye el poema “El dios de agua”, de Daína Chaviano, publicado por primera vez, y una obra creada especialmente por la artista plástica Zaida del Río. También podrán adquirirse ejemplares de algunas ediciones descatalogadas de los libros de la autora.

Daína respondió algunas preguntas que le formulamos acerca del recital Confesiones eróticas y otros hechizos:

Hace ocho años que no te presentas en público. ¿Qué te hizo aceptar la invitación para ofrecer un recital literario en el marco de la Fiesta de la Lectura?

Estuve varios años dedicada a la escritura de una nueva novela, que acabo de terminar, así que es el momento de asomarme de nuevo al mundo. Quiero celebrar no solo la culminación de una etapa de escritura, sino también mi nuevo sitio web (www.dainachaviano.com), que se estrenó hace un mes. Cuando los organizadores de la Fiesta de la Lectura me invitaron, me pareció una buena oportunidad para un reencuentro y una celebración con mis lectores.

La magia y el erotismo son elementos clave en tu universo literario. ¿Por qué?

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Daína Chaviano, Entrevistas, Escritores, Espiritualidad, Literatura

Los derechos de la infancia: antes que el resto de la Humanidad

marriage

La práctica de casar a niñas con adultos mayores es una costumbre ancestral en muchos pueblos. ¿Significa eso que es aceptable?

Hace unos días abrí mi cuenta de Facebook y tropecé con un enlace a un artículo que una amiga había hallado en un blog. El artículo se titulaba “Los guerreros sambias, idiomas de la masculinidad”, que reproduce otro llamado en inglés Semen Warriors Of New Guinea: For them, ‘gays in the military’ is a necessity (Guerreros del Semen en Nueva Guinea: Para ellos, los “gays en el ejército” son una necesidad). El texto pretendía poner como ejemplo de mentalidad abierta y desprejuiciada a esa tribu melanesia donde todos los niños, desde pequeños, son sodomizados por guerreros adultos con el fin de que el semen les transmita su potencia y bravura. Era, sin duda, un texto que defendía la capacidad de los homosexuales para pertenecer al ejército: “El agresivo, arrogante, guerrero bebedor de esperma melanesio se encuentra bastante más cercano a las prácticas de espartanos y romanos que de la actual ridícula y obtusa fobia a los gays en el ejercito”.

En este práctica, los niños entre 7 y 14 años son separados de sus madres y pasan a unas casas donde quedan en manos de adultos ―en el caso de algunas tribus, de tíos maternos― con quienes tienen relaciones anales durante seis años. La traducción al español de cierto pasaje no es buena, por lo que me remito al artículo original en inglés: “Although many boys tremble initially (‘I felt afraid… the penises were enormous,’ recalls Kalutuo, a Sambian from the Eastern Highlands) they all adjust quickly, because they believe semen is an elixir for manhood.” Y traduzco: “Aunque al principio muchos niños sienten temor (‘Tenía miedo… los penes eran enormes, recuerda Kalutuo, un sambiano de las montañas del este), todos se adaptan rápidamente porque creen que el semen es un elixir para la adultez.”

Lo que me dejó helada al leer esa página, más que la descripción y los testimonios de estos eventos, fueron los comentarios de los lectores, algunos jocosos, otros defendiendo esa práctica, como “muy ilustrativa”, “todas las culturas son interesantes”, “juzgar otras culturas tan diferentes según nuestros parámetros es tan absurdo como llamar español al pintor de los bisontes de Altamira”, “es otro concepto de la vida, la muerte, el sexo, tan distinto que se nos escapa”, “lo complicado quizás sea para mucha gente respetar lo que no se comprende”.

Sigue leyendo

6 comentarios

Archivado bajo Antropología, Derechos Humanos, Espiritualidad, Religión

Mis lecturas preferidas del año 2013

Libros2013

Cada vez que termina un año, la prensa, los blogs y los portales publican sus listados de las películas más taquilleras, los peores desastres, las personalidades más sexy, las tecnologías más innovadoras, los mayores escándalos, y todo tipo de inventarios que intentan resumir las actividades del año, agrupándolos en temas que van desde los más sublimes hasta los más intrascendentales o ridículos. También muchas personas resumen sus logros, sueños o pérdidas al final de cada año. Por mi parte, me gusta hacer un recuento de los mejores libros que he leído.

En medio del maremagno de publicaciones, sé lo difícil que resulta para un lector distinguir las obras realmente valiosas de las mediocres. Muchas veces la prensa se guía más por los altibajos del mercado que por el verdadero valor de un libro. Como no me considero crítico ni especialista, no me interesa mostrar que estoy al tanto de las novedades. Mi lista contiene simplemente los mejores textos que han llegado a mis manos durante los últimos doce meses, no importa si se trata de obras recientes o de clásicos ya antiguos que, por alguna razón, no había leído antes. Mi intención es suministrar una guía basada en valores estéticos y conceptuales. El orden de aparición no indica una preferencia personal de unos sobre otros. Creo que todos son igualmente excepcionales.

Sigue leyendo

9 comentarios

Archivado bajo Antropología, Clásicos, Contemporáneos, Cultura, Espiritualidad, Lecturas, Tecnología, Ufología

Reflexiones para la Nueva Era

Tree-HappinessNo sé si es que ya me adentro en la madurez, pero lo cierto es que en los últimos años mis prioridades han ido cambiando. Cada día que llega me parece motivo suficiente para llenarme de felicidad. Los miedos y las angustias de la juventud han quedado atrás, borrados por el convencimiento de que cada minuto que uno desperdicia en rumiar antiguos problemas, es un tiempo que se malgasta.

A la pregunta “si tuviera que volver a vivir, ¿haría las cosas de un modo diferente?”, el 99% de las personas responde que no, que volvería a hacer lo mismo; algo que me parece una absoluta tontería, porque quien desea repetir de nuevo sus errores es que no ha aprendido nada. La inmadurez, el medio social o incluso el huracán hormonal de la juventud, hacen que todos hayamos actuado alguna vez de forma irracional o intempestiva. Y es de esperar que, con el paso del tiempo, recapitulemos y nos increpemos por haber actuado así. Lo sensato es reconocer que, por supuesto, uno haría muchas cosas de manera diferente, evitaría hacer algunas que hizo y haría otras que no hizo. Eso significaría que uno ha aprendido un poco durante su existencia.

No reconocer nuestros errores nos impide también perdonar los ajenos. Y quedar atrapado en ese círculo vicioso puede estancarnos en un pozo de emociones nocivas (miedo, odio, rencor). Por eso muchas disciplinas y escuelas espirituales recomiendan sustituir tales emociones por la indiferencia. Quienes lo intentan por primera vez, pueden pensar que se trata de una meta imposible. Al principio se logra durante varios minutos hasta que la emoción negativa regresa. Podemos intentarlo durante meses sin resultado. Un buen día, y sin que nos demos cuenta, descubrimos que la emoción ya no está. Y por más que la busquemos, solo percibiremos un vacío ante los estímulos que antes la provocaban.

Mano-loto

“El resentimiento no se calma con resentimiento. Sólo con amor paciente, deja de existir”. Siddharta Gautama Buda

Apreciar el universo donde vivimos ―incluyendo a los seres vivos― constituye una práctica sanadora para la salud mental. Eso incluye dejar atrás los pesares y las animosidades contra otros. No se trata de ignorar las injusticias del mundo, sino saber encauzar de manera creativa cómo resolverlas o minimizarlas sin estancarnos en odios y rencores inútiles.

Como dijo alguien, no somos seres humanos compartiendo experiencias espirituales, sino seres espirituales que compartimos experiencias humanas. Ojalá que el año que comienza sea también el inicio de esa anunciada Nueva Era que podría traer un poco más de armonía y sentido común, si cada uno de nosotros se esforzara por regresar a las raíces de lo que realmente somos.

Buda

“Estamos en este mundo para convivir en armonía. Aquellos que lo entienden, no luchan entre sí”. Siddharta Gautama Buda

3 comentarios

Archivado bajo Budismo, Espiritualidad, Misticismo

Samsara: mucho más que poesía visual

Samsara ―palabra sánscrita que significa “ciclo interminable de la vida”― es el título de un documental que se ha convertido en todo un acontecimiento en las salas de cine del mundo. Filmado durante un período de cinco años en 25 países, carece de narración verbal. Sus palabras son la música que acompaña a las imágenes: cientos de lugares sagrados, zonas de desastre ecológico, paisajes naturales, escenas de la civilización donde las industrias, las zonas residenciales y el entorno socio-cultural transita por todas las gradaciones posibles y se refleja en los impresionantes rostros y actitudes de seres humanos de todas las edades y etnias imaginables. El peso del amor y la tragedia, las coyunturas religiosas y estéticas, desfilan ante nosotros desde una nueva perspectiva.

El director de esta joya cinematográfica es Ron Fricke: un nombre que jamás olvidé después de conocer su trabajo como fotógrafo en Koyaanisqatsi (Life Out of Balance), que vi hace años en la Cinemateca de La Habana. Dirigido por Godfrey Reggio, aquel documental era una tesis ecológica de extraordinaria belleza plástica, basada en las milenarias profecías de los indios hopi.

Ron Fricke y el productor Mark Magidson (el dúo que también realizó el aclamado Baraka) vuelven a unirse en este ambicioso proyecto. Ron Fricke asume no sólo la inigualable fotografía ―a partir de una compleja técnica de altísima definición―, sino que también lo dirige. La construcción y destrucción de un mandala o rueda de la vida, por monjes budistas, es un símbolo espiritual prevalente en este documental que muestra la impermanencia de nuestro mundo y la inútil presencia de los conflictos humanos (étnicos, religiosos o territoriales).

La edición y la música forman parte del discurso cinematográfico y resultan más expresivas que cualquier palabra. En especial, la música compuesta por Michael Stearns, Lisa Gerrard y Marcello De Francisci es una joya que vale la pena escuchar por sí sola. Su fuerza proviene del modo en que fue creada, pues el documental se editó sin ella. Cada compositor trabajó con secuencias enteras de escenas, que formaban un conjunto, para componer lo que les dictaba cada una. Luego los realizadores unieron las diferentes secuencias. El resultado es una fusión sobrecogedora de música e imágenes que se cohesionan en una misma frecuencia emocional.

Samsara deja al espectador en un estado de recogimiento casi místico. No se trata sólo de la exquisita ingravidez de las imágenes, sino de las sensaciones que se van acumulando en nosotros con cada capítulo. Impresiones que transitan desde el terror a la maravilla, nos arrastran en un vuelo lírico y feroz a la vez. Allí está, ante nuestros ojos, la certeza de nuestra propia insignificancia frente a la arrolladora supervivencia de la naturaleza.

Este documental es una rareza fílmica que provoca un estado de éxtasis, como si asistiéramos a una meditación guiada, que nos mantiene en vilo a lo largo de 99 minutos. Su discurso es la épica infinita de la humanidad que, pese a todos sus errores y horrores, también genera una fuente inagotable de espiritualidad.

Algunas preguntas que quizás nunca antes nos habíamos planteado desde cierta perspectiva, brotan irremediablemente evocadas por las imágenes. Y es que Samsara nos obliga a vernos de una manera inédita. Percibimos, como nunca, el ciclo vital de la vida y la muerte que enfrentamos a diario como especie. Comprendemos de modo holístico la vacuidad de una existencia conflictiva que podría conducirnos a la destrucción total o al umbral de lo divino… aunque es obvio que nuestro destino final no importará en el esquema final del universo. En definitiva, como muestran las imágenes, los seres humanos y sus obras no son más que granos de arena en la infinitud del tiempo.

5 comentarios

Archivado bajo Arte, Budismo, Cine, Cultura, Espiritualidad, Trailer