La literatura infantil apenas sufre la crisis

“Unos son partidarios de El señor de los anillos y otros flipan con Harry Potter. Hobitts o aprendices de magos en Hogwarts gritan y corren como descosidos. Claro que enamorarse de un elfo puede mitigar la soledad en el patio. La imaginación es un arma invencible, tanto que puede convertir el recreo en algo soportable, mientras los demás juegan y comparten bocadillos en el patio del colegio…”

Así comienza el interesante artículo “Una tribu de letras”, publicado en el suplemento Babelia, del periódico El País, cuya lectura les recomendamos. Como reza el subtítulo: “Fantasía o realismo, pero con mucha acción. Los superexcitados niños del siglo XXI se decantan por novelas de iniciación entre las secuelas de Harry Potter o las cuestiones pegadas a la vida. La literatura juvenil apenas sufre la crisis”.

Algunos detalles interesantes del texto:

“Los besos con príncipes azules, las luchas contra dragones en un mundo mítico más unas dosis de intriga imprescindible, que en un momento dado les puede acercar a la novela negra, forman parte del imaginario literario de una buena parte de los lectores de entre 10 y 13 años.”

“Los buenos lectores devoran los libros, pero no creo que lleguen al 10%. Surgen también casos excepcionales de niños de primaria leyendo títulos como Rojo y negro o Caperucita en Manhattan.”

“En el otro lado, se ubica los que huyen de la lectura, casi un 40%. Estos últimos, aparentemente, se conforman con el ordenador y el cine, algo que acabará por pasarles factura. La ausencia de lectura revierte en la escritura y el lenguaje, que son los elementos que conforman el aprendizaje. Llegarán a la universidad sin saber construir frases, carecerán de vocabulario y no sabrán expresarse.”

Más en el enlace al artículo.

1 comentario

Archivado bajo Literatura

Una respuesta a “La literatura infantil apenas sufre la crisis

  1. La literatura infantil sí conoce la crisis: numerosos editores han reducido el número de novedades y las tiradas, se arriesgan menos con nuevos autores y temas novedosos o difíciles, alguna pequeña editorial ha debido cerrar o congelar su producción, las animaciones son menos numerosas, algún famoso premio ha reducido (¡a la mitad!) su importante dotación; desaparecen revistas especializadas (en España, Educación y Biblioteca y Blog)… Lo que pasa es que se suele medir la “salud” de la edición por el volumen de negocios. Las cifras pueden haber bajado poco, pero es porque hay ciderta concentración en torno a los blockbusters de la edición: las series de vampiros, magos, dragones, piratas, y los productos editoriales derivados de las grandes producciones cinematogrrficas, etc. Pero sí, la riqueza y variedad del libro infantil está en peligro
    Joel Franz Rosell http:elpajarolibro.blogspot.com

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s